Ángel AndújarContacto

2020, un año récord en procedimientos de la Segunda Oportunidad

El Instituto Nacional de Estadística ha publicado los datos correspondientes al 4º trimestre de 2020 y se confirma lo que muchos ya nos temíamos.

La pandemia ha puesto el foco sobre la Ley de Segunda Oportunidad que se ha convertido en la única manera como las familias y negocios que han visto tocada su economía pueden enfrentarse a unas deudas que nunca podrían llegar a saldar.

Si en 2016, primer año completo con la norma en vigor, los procedimientos judiciales no llegaron a 1.000 en toda España (concretamente 956); en ese 2020, con parón en la justicia que duró meses por la pandemia, se han iniciado más de 4.000 (en concreto 4.032) de los cuáles cerca de 3.000 en los últimos 6 meses del año.

Aún no hay datos de 2021, pero aunque sólo se mantuvieran las cifras de esos 2 trimestres, los concursos iniciados durante el año pasado podrían alcanzar los 6.000. Recordemos que son procedimientos judiciales, es decir, no incluyen los acuerdos extrajudiciales a los que hayan llegado los particulares con sus acreedores; y se refieren sólo a los concursados «personas físicas», no empresas ni sociedades de ningún tipo.

Con Cataluña, seguida de lejos por Valencia y Madrid, a la cabeza, destacan los casos de Galicia y Asturias; que, prácticamente, doblan sus procedimientos respecto a 2019.

Esto, evidentemente, es una situación muy mala. Ojalá que esto no fuera así. Pero tiene otra parte que invita a la esperanza: por fin, la Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo que empieza a ser conocido; no por los abogados, eso ya se supone, sino por las personas que, insisto: por desgracia; tienen la necesidad de acogerse a él.

Ese conocimiento popular (del que me quiero creer, con toda humildad, un poco partícipe) va a permitir a muchos de los nuevos concursados rehacer su vida, su economía y salir adelante. Ese es el objetivo. Desgraciadamente, siempre va a ser necesaria una legislación al respecto porque nadie está libre de tomar malas decisiones (o no tanto… simplemente las que se ven como «las menos malas») que lleven al traste su situación económica. Esa es la diferencia: ahora hay esperanza… y la gente lo sabe.

Es implanteable el recurso a que «la gente va a arriesgar más» porque ahora tiene un salvavidas. Nadie se acoge a la Segunda Oportunidad porque le apetece. Sería como si nosotros aireamos sobre todos estos abogados que se apuntan al carro sin experiencia de ningún tipo. Pues la experiencia se consigue peleando: como la hemos conseguido nosotros a lo largo de todos estos años.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística


Ángel Andújar

Abogado experto en Derecho Concursal y Segunda Oportunidad

Economista y Auditor de Cuentas

Administrador Concursal

 

A Coruña

981 13 12 68

 

Vigo

986 12 31 79

 

Madrid

91 060 02 17

 

Haga click en este enlace para dejar de recibir el boletín